5/12/07

El gobierno alemán aprueba un paquete de medidas para reducir en un 40% las emisiones hasta 2020

El gobierno alemán aprobó hoy un ambicioso "paquete climático", que comprende 14 medidas que obligarán a la industria y a los consumidores a ahorrar energía y a impulsar las fuentes alternativas, con el fin de reducir hasta 2020 la emisión de gases efecto invernadero hasta un 40 por ciento.

El paquete fue calificado por el ministro de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, en su presentación a la prensa de "ambicioso porque es el único en todo el mundo que concreta cómo llevar a la práctica" la lucha contra el calentamiento global y porque "aumenta las inversiones en un 200 por ciento, ya en 2008".

También el ministro de Economía, Michael Glos, recordó que "Alemania quiere desempeñar un papel de liderazgo en la lucha contra el cambio climático", a lo que Gabriel agregó que "si en Bali se acuerda una reducción del 30 por ciento hasta 2020, Alemania reducirá sus emisiones en un 40 por ciento".

Para ello y antes del 2020 deberá aumentar el porcentaje de energía solar, eólica y de biomasa del 12 por ciento actual que se produce en Alemania a entre un 25 y un 30 por ciento.

Asimismo aumentará el uso de biocombustibles y el suministro de biogas a través de la red de gas natural.

El amplísimo paquete de medidas, pactado por los tres partidos que forman la gran coalición de gobierno en Alemania el pasado mes de agosto en Meseberg, a las afueras de Berlín, donde trazaron las líneas maestras de la legislatura, contempla también subvencionar la mejora en aislamiento de viviendas en todo el país, ahorrar costes, al tiempo que aumentar la eficiencia del suministro eléctrico, a través de la liberalización del mercado.

El titular de Economía calificó de "escándalo" la subida de las tarifas eléctricas que acaba de anunciar el "oligopolio de las cuatro grandes (eléctricas en Alemania)", que duda "tenga que ver con razones de mercado", apuntando a un pacto tácito.

El paquete climático -que en mayo se verá completado con las medidas en materia de aislamiento de viviendas- está presupuestado inicialmente en 36.000 millones de euros.

Pero según Gabriel, se traducirá finalmente en un ahorro por valor de 5.000 millones de euros, que entre otras cosas explicó a través de la creación de nuevos puestos de trabajo.

Aunque su colega Glos no quiso compartir una visión tan "optimista", sí reconoció que el paquete climático no sólo supondrá "cargas" para las arcas públicas, en forma de subvenciones, sino también "descargas".

Las cargas se traducen en subvenciones, que ya existen para programas de saneamiento para viviendas, pero a los que ahora se destinarán 1.000 millones de euros más al año.

O en el fomento de las energías limpias para el calentamiento de viviendas o edificios públicos, que planean aumentar hasta un 14 por ciento en 2020, y cuyo uso será obligatorio a partir de 2009 en edificios de nueva construcción. El ejecutivo germano dedicará hasta 500 millones de euros anuales a este fin.

No obstante Gabriel aseguró hoy que estas medidas "no se reflejarán en una subida de las facturas de los consumidores, al menos antes de 2009" porque a partir de ese año sí habrá una subida en cada euro que proceda de energías alternativas, "una inversión más que merecida para las generaciones venideras", agregó.